lunes, 20 de junio de 2016

Teresa Carreño y la Primera Guerra Mundial





 Por Jesús Eloy Gutiérrez
La guerra en distintos escenarios estuvieron rondando la vida de la artista venezolana de todos los tiempos: ella y su familia se fueron de Venezuela en el marco de la Guerra Federal; llegaron a Estados Unidos en medio de la Guerra de Secesión norteamericana; finalizando la década de 1860 debió permanecer en Londres más tiempo del previsto con motivo de la guerra franco-prusiana y finalmente la Primera Guerra Mundial marcó significativamente los últimos años de su vida. En estas líneas abordaré justamente los pormenores de Teresa en tan importante acontecimiento de la historia Universal.
Para 1914, la auto adjudicación del mundo iniciado en el siglo XIX por las potencias coloniales europeas había terminado. Italia y Alemania quedaron fuera del botín. Desde finales del siglo XIX se había ensayado la política del equilibrio de poder entre las potencias, la conocida “paz armada”, pero los intereses económicos, los nacionalismos y las errátiles maniobras diplomáticas mantenían a Europa dividida en dos campos antagónicos.
El 28 de junio de 1914, con la declaración de la guerra de Austria a Servia se inició una contienda (“Gran Guerra” como se le llamó entonces) que se generalizó en toda Europa, y que luego, con la intervención de Inglaterra y Estados Unidos, se convirtió en la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y en uno de los cincos conflictos más mortíferos de la historia humana.
Se ponía a prueba el poderío militar e industrial del momento. Alemania se había ubicado en el bando de La Tripe Alianza, que integraban además Austria-Hungría. En la acera del frente, estaba la Triple Entente, integrada por Francia, el Reino Unido y el imperio ruso. Se contabilizaron 70 millones de militares escenificando esta contienda con consecuencias desbastadoras para los distintos países en los que se desarrollaba.
Esta situación comprometió la actividad concertística y la vida de Teresa, quien se vio limitada para desplazarse por el continente europeo, incapacitada para movilizar sus recursos depositados en una cuenta bancaria alemana y por el aumento en los costos para llevar a cabo sus tours de conciertos. A ello se le sumaba las dificultades propias de cualquier guerra.
A pesar de ello la artista, al principio, conservaba un espíritu positivo en torno a su futuro inmediato, gracias a las ofertas de nuevas temporadas en Alemania, Escandinavia, Holanda y España, como se lo hace saber al empresario Cochran en una carta del 3 de julio de 1915. Incluso, insiste la artista, si las circunstancias no fueran favorables para que algunos de esos conciertos tuvieran lugar, considera que todavía tiene tantos compromisos, que aún así terminaría siendo una temporada provechosa. Y si esto fallase, contaba con sus alumnos para “hacer buenos ingresos”.
El Mundo Habanero, periódico de la capital cubana, unos años más tardes, refiriéndose a esta situación y a Teresa, la resume en estos términos: “Desde que estalló la guerra europea, se notó cierta tendencia a ‘boicotear’ mutuamente las grandes producciones artísticas de los países beligerantes. Como por encanto desaparecieron de los programas de Berlín obras de compositores franceses, rusos y polacos. Solamente Teresa Carreño se atrevió a romper con el estado de cosas y a ella, nada más, se lo toleraron”.
En este clima bélico, no es nada extraño que fuese considerada como espía. En muchas oportunidades durante sus giras se le detenía continuamente, era interrogada, examinada y después de haber llenado todos los requisitos exigidos la mayoría de las veces se le impedía seguir su camino.
En una ocasión en la neutral Escandinavia las autoridades la asechaban sin cesar y caían sobre ellas a toda hora del día y de la noche en demanda de pasaporte, certificado de matrimonio, cédulas y otros documentos; y después de largos y penosos interrogatorios, la integridad de los documentos presentados no era posible ser verificada y los oficiales, a regañadientes, se veían obligados a dejarla seguir su camino.
En la propia Alemania, los agentes de seguridad de las estaciones de ferrocarriles la trataban con determinación militar y la conducían a cuartos de vestir, donde la registraban de pie a cabeza, buscando secretos militares en sus ropas, deshacían su cabellera entre la que le buscaban informes propios de los espías.
Además, la guerra ha significado para la artista una gran pérdida en sus finanzas, pues tiene que dar una cantidad mayor de conciertos por menores honorarios. Pero también, se vio afectada en el tema emocional, ya que sus hijos van a estar sometidos a constantes humillaciones y experiencias desagradables. El caso más grave fue el Teresita, quien resultó prisionera en Argelia acusada de espía y que motivó todo un movimiento diplomático para su liberación. Finalmente se logró gracias a las gestiones de Arturo Tagliapietra, quien sin notificarle a Teresa el asunto, pues ella en ese preciso momento se encontraba convaleciente de salud, pudo gestionar con el Consulado Americano en Argelia para que la liberaran y la enviaran a Palma de Mallorca, y de allí a Barcelona.  Poco después le tocaría a su hijo Giovanni, quien es arrestado también como espía alemán.
En los años finales del conflicto bélico, sólo pudo visitar, además de sus conciertos en Alemania, algunos escasos países, Escandinavia, Austria, Hungría, Rumania, lo que es hoy la República Checa y España. En la península escandinava estuvo desde el 20 de agosto de 1915, realizando más de 40 conciertos en las ciudades más importantes, tales como Estocolmo, Upsala, Kristiana, Stavanger, Gotemburgo o Copenhagen, entre otras. Así estuvo hasta principios de diciembre de ese año. Se sabe por correspondencia entre el Arturo Tagliapietra y Cochran que para entonces Teresa adquirió un fuerte resfriado, sin embargo no tendría mucho tiempo para descansar, pues apenas hubiese retornado a Berlín, le esperaban unos conciertos en Múnich y Berlín. Así era la dinámica de la vida de la artista.
En cuanto al país ibérico, fue invitada de honor del Rey Alfonso XIII y de su madre María Cristina durante 1915, luego que había cumplido una serie de conciertos con la Sociedad Filarmónica de Madrid, presidida entonces por el Marqués del Castelar. Esta visita a la familia real española fue uno de los más significativos para ella en estos últimos años, como ella misma lo relató luego. Al año siguiente volvería para sus postreros conciertos en la capital española, presentándosele algunas contrariedades a causa de la guerra.
En esta ocasión, Teresa y su esposo Arturo, luego de las presentaciones, debieron permanecer tres meses más en Madrid por dos razones: su salud se vio afectada; y lo más grave: las autoridades militares francesas no les permitían regresar a Berlín, debido a las circunstancias bélicas. Una vez solventados estos inconvenientes, la artista ya tenía planificado lo que haría: permanecer en la capital alemana para la boda de su hija Eugenia; viajar a Estados Unidos y La Habana para una nueva temporada de conciertos. Añoraba aquellas regiones donde pudiera sentirse en completa libertad.
A sus sesenta y tres años de edad se sentía agotada, aunque con muchas fuerzas para seguir en su camino en el arte al cual había decido dedicar su vida. Solo que la Europa de entonces no era ahora el escenario propicio para ello. Como decía Cicerón: “Las leyes callan cuando las armas hablan”. Esto era justo sumarle una preocupación más a su agitada de vida por las constantes giras. Por lo pronto una nueva travesía la esperaba: el vapor Oscar II que la traería de regreso a Nueva York.
Fotografías e imágenes: 1) Primera Guerra Mundial: Revistaseptiembre.com. 2) De Teresa Carreño, Archivo Histórico Teresa Carreño/Centro Documental TTC.