martes, 3 de julio de 2018

Teresita y el misterio del Piano

RESEÑA
Por Dayana Rada

La paridad o dupla formada por Luiz Carlos Neves escritor brasilero que vive en Venezuela desde 1983, reconocido nacional e internacionalmente por su  producción literaria y Mar de los Ríos, escritora y editora venezolana, se unen nuevamente para regalarnos el cuento infantil Teresita y el misterio del piano. En esta historia la imaginación recrea el episodio en el cual Teresa Carreño siendo niña es invitada por el Presidente Abraham Lincoln a la Casa Blanca para realizar un concierto privado para él y su familia.

Los escritores nos muestran a una Teresita con un carácter imponente, preocupada por su excelente desempaño en la interpretación de cualquier pieza musical. La historia se centra en el inconveniente que encuentra la niña a la hora de comenzar su concierto, cuando se percata que el piano en el que iba a tocar estaba desafinado, lo cual constituye un problema para cualquier pianista y más para la exigente Teresita. Las ilustraciones a cargo de Aarón Mundo, diseñador e ilustrador venezolano;  son las mejores acompañantes en este viaje; ellas hablan a través  de su dinamismo, júbilo y color haciendo que nuestra imaginación nos traslade a un lugar placentero e inolvidable, al lado de la entusiasta Teresita.

Teresita y el misterio del piano, nos envuelve en música, en la alegría de  una niña que cuenta con el apoyo de su familia en especial de su padre para transitar el camino que la llevará a cumplir su sueño de tocar el piano por el resto de su vida. Viajamos con Teresita y su papá Manuel Antonio Carreño en el tren, tocamos a dos o a cuatro manos el piano junto con ellos,  recorremos y jugamos en la Casa Blanca junto con Teresita.

Cómo se desencadena esta historia es una interrogante y para encontrarla deben disfrutar la lectura de este cuento que es para toda la familia, editado por la Fundación Teatro Teresa Carreño en el marco de la conmemoración del centenario de la desaparición física de Teresa Carreño en el año 2017. La primera edición en el año 2018 consta de 2.000 ejemplares.  La lectura de este cuento nos conecta con los sueños hechos realidad, con el talento, con el amor y con la certeza de que todo esfuerzo es recompensado. Prueba de ello es el legado de Teresa Carreño.
Caracas, 29 de junio de 2018

lunes, 2 de julio de 2018

Se publican los documentos de Teresa Carreño

NOTA


El libro Teresa Carreño: cartas y documentos. Compilación documental (1863-1917), antología preparada por el historiador venezolano Jesús Eloy Gutiérrez, se propone divulgar una selección de documentos inéditos de la insigne venezolana, que son parte de los archivos reguardados en  Caracas, para contribuir a su conocimiento histórico.


Teresa Carreño (1853-1917) fue una venezolana que rompió todos los paradigmas de su época como artista y como mujer. Carreño docente, compositora, cantante de ópera y ejecutante del piano reconocida internacionalmente; recibió la admiración de virtuosos músicos contemporáneos como Gottschalk, Rubinstein, Rossini y Liszt. Nació en Caracas el 22 de diciembre de 1853  y falleció en Nueva York, el 12 de junio de 1917, luego de una gira por Cuba que no culminó.


La Carreño o la Walkiria del piano, como también como se le conoció, constituye uno de los principales valores de la música occidental, no obstante, su historia no ha contado con una buena prensa ni en su país y en los lugares donde vivió.

La documentación de Teresa Carreño no ha gozado del interés del mundo editorial, ni público ni privado. Sus huellas históricas han sido olvidadas por décadas. Los documentos firmados por ella, así como los que recibía de infinidad de personalidades, nos pueden dar una visión más acertada del mundo y la realidad que le tocó vivir.

La recopilación que se agrupa en este libro, un total de 70 documentos, principalmente traducidos del inglés, francés y español, abarcan el período histórico comprendido entre 1863 y 1917, lo que nos permite captar una visión lo bastante amplia del personaje. Los temas que se abordan van desde su vida sentimental, sus programas de conciertos, su visita a Venezuela,  hasta los compromisos académicos o empresariales. 


Teresa Carreño: cartas y documentos..., trabajo pionero en su estilo, es una obra imprescindible para el conocimiento definitivo del personaje a nivel global. 


El libro, editado por La Campana Sumergida Editorial, está disponible en Amazon, tanto en formato impreso o en kindle. Así que lo puedes adquirir en cualquier parte del mundo con tu medio de pago favorito.




jueves, 28 de junio de 2018

Balance de un año Centenario



El año 2017 fue sin dudas sumamente interesante en la divulgación de la memoria histórica de uno de los personajes más importantes de la música occidental de finales del siglo XIX y comienzo del XX: Teresa Carreño (1853-1917). Una venezolana universal, cuyo legado es una luz perenne que guía los pasos de quienes decidan dedicar su vida a las causas nobles de la Humanidad.

Sin discusión, me hubiese gustado, que desde la infraestructura cultural del Estado venezolano se hubiese hecho más. Como por ejemplo, declarar esos doce meses como el año de Teresa Carreño, y no el año de Zamora, como ocurrió. Bueno, todo es cuestión de prioridad, y en estos últimos tiempos la cultura no lo ha sido.

De mi parte, creo que cumplí con todo lo que me había planteado a lo largo del año para recordar a la Carreño al cumplirse el primer centenario de su pasó a la inmortalidad. Desde la investigación histórica, la crítica literaria y escritura creativa, la interpretación pianística de su obra, la publicación digital de sus documentos e impresa de su biografía, hasta la dramatización, el canto y la danza, nos ha permitido recrear la importancia de Teresa Carreño para la historia.

Comencé en enero con el Seminario de Investigación “Las Historias e Historia de Teresa Carreño”, dictado en la Escuela de Historia de la Universidad Central de Venezuela y con el apoyo del Centro Documental del Teatro Teresa Carreño. Una experiencia de aprendizaje y reflexión, donde se trató el tema por primera vez desde la disciplina histórica.

Aunque como lo había comentado en una oportunidad, en realidad, la programación aniversario la habíamos iniciado en diciembre de 2016 con la presentación del espectáculo “In Memoriam”, basado en el monólogo de Mariana Inés Gil “Teresa Carreño, la pasión”, presentado en la Sala José Félix Ribas a comienzo de ese último mes de dicho año. Un evento donde se integró la interpretación dramática, el canto lírico y la danza.

El mes de febrero formé parte del panel 1st Pan American Regional IAML Meeting, convocado por la Music Library Association y realizado en Orlando (Estados Unidos). Participamos con la videoconferencia “Archivo Histórico de Teresa Carreño en Caracas”.

Desde el Centro Documental del Teatro Teresa Carreño se contribuyó con la realización de los talleres de escritura creativa “Teresa Carreño: teatro, cine y narrativa”, que tuvo dos ediciones durante este año; participamos junto al pianista Juan José Bernal en el conversatorio con motivo de la aparición de su disco “Homenaje a Teresa Carreño”; se realizó el recital Gioconda Vásquez y su alumnos, tributo a la artista, con un repertorio de su música. Esta actividad se repuso con éxito unos meses después, bajo mi producción, en la Asociación Cultural Humboldt, con palabras de presentación de profesor Einar Goyo Ponte.

Asimismo, en el Centro Documental TTC, se ejecutó el programa de Pasantías en Documentación en Artes escénicas y Musicales, donde se trabajó con la traducción de un conjunto de documentos de la artista, correspondientes al año 1917. A lo que se agregó la digitalización y publicación digital de otra selección documentos entre 1862 y 1896.

En septiembre, en la Sala José Félix Ribas, se repasaron algunos aspectos de su vida y obras, contextualizándolos e ilustrándolos con la interpretación de sus composiciones más significativas. Eso fue lo que ofreció la conferencia-concierto de la maestra Mariantonia Palacios (pianista), con la participación especial del violinista Anthony Vivas y la cellista Darlenys Zamora.

Igualmente, se apoyó en la investigación, selección de piezas y curaduría de las exposiciones “Iconográfica” de Teresa Carreño y “Colección Teresa Carreño”, realizadas en los espacios del Complejo Cultural Teatro Teresa Carreño.

También durante 2017, se reeditó mi obra “Para conocer a Teresa Carreño”, un trabajo que acerca al lector tanto a una biografía mínima como en las fuentes necesarias para profundizar el conocimiento de la vida y obra del personaje. Investigación que me sirvió de preámbulo a una monografía mucho más completa que estoy por culminar.

Quise finalizar el año centenario con la reposición de la Conferencia-Concierto “Teresa Carreño, su vida, su obra” de la profesora Mariantonia Palacios, presentado en la Asociación Cultural Humboldt, el sábado 2 de diciembre, con el cual recordábamos los 40 años del traslado de las cenizas de la artista al Panteón Nacional y los 164 años de su natalicio, ocurridos, el 9 de diciembre de 1977 y el 22 de diciembre de 1853, respectivamente.

Enero de 2018


lunes, 4 de diciembre de 2017

La función del mago y la del biógrafo

PALABRAS DE PRESENTACIÓN

Por Luiz Carlos Neves

            Una de las funciones del mago es la de hacer desaparecer objetos y personas y volverlos a mostrar en un lugar sorpresivo para los espectadores… Si acaso juega a ocultarse, no es sino para volver a escena para pedir al público  la generosidad de los aplausos.

             Los biógrafos usan otro artilugio, deben desaparecer y no volver a escena, para así darle relevancia al biografado. Esa vocación de mostrar al otro a través de su ausencia es sin lugar a duda su logro mayor. Cuanto más ausente es el autor de la biografía, más presente el objeto de su revelación.

               Extraña manera de escribir.

               No obstante, eso es lo que el lector de la vida ajena desea. Si el biógrafo se mostrara más presente que el biografado, sería como pedir uvas frescas y recibir uvas pasas. O sea, no es malo, pero es la misma cosa en un formato distinto.

               Y cuando uno agarra el libro “ Para conocer a Teresa Carreño”, ¿qué ocurre?

              Si el lector va, por razones de tiempo,  a la parte final de la biografía encontrará las “Fuentes”, el manantial informativo en el que buceó Jesús Eloy Gutiérrez:

- Fuentes audiovisuales
- Hemerografía
- Manuscritos
- Obras de referencia
- Programas de espectáculos y eventos
- Tesis
- Sitios WEB

        La persona interesada en Teresa Carreño tiene delante de sí lo que el navegante y buceador posee en su barco: un mapa. La horizontalidad de la hoja cartográfica es la que permite la búsqueda vertical de pecios y tesoros.

        El historiador Jesús Eloy Gutiérrez al remitirnos a su lectura personal de tantas fuentes, muestra la grandeza de Teresa Carreño. Lo escueto del libro de ninguna manera se confunde con trivialidad. Es como un abrebocas de un festín. El primer plato, por su calidad, señala la calidad del banquete.

         Lo pequeño es una invitación a lo grande. De nuestra lectura, uno ve cuántas facetas tenía Teresa: cantante y directora de orquesta, compositora, pedagoga, escritora musical, y eximia pianista. La persona deseosa de profundizar su conocimiento sobre esa mujer genial puede escoger campos  variados del mundo de la música.

        El investigador, ante la seriedad de su trabajo, debe lidiar en campos distintos de la musicología, pedagogía, composición, etc.
        El creador puede realizar un corto o largometraje, documental o ficción, una novela, cuentos para niños o adultos, poemas, canciones, obras de teatro, letras para sus composiciones, arreglos, en fin, un manantial inagotable de posibilidades.

        El aporte de las ilustraciones es igualmente relevante, al permitirnos disfrutar de las imágenes de Teresa, de los documentos de época, hasta llegar a las fotos del Teatro que lleva su nombre, obra modernista de la arquitectura.

         En mis talleres de Escritura Creativa, he utilizado ese libro, como un trabajo serio al lograr poner en tan poco espacio, tanta información. Además, es una invitación a aprender a trabajar con la grandeza, de una mujer, en pleno siglo XIX y principios del siglo XX, en cuya vida no conoció la paz, pues las guerras estaban en América Latina, Estados Unidos, y por toda Europa en que ella estuvo. La obstinación creadora, virtud mayor señalada por el escritor Herman Hesse, es en Teresa Carreño, uno ejemplo de no-desfallecimiento ante los embates y combates de la vida.

        Es así, con mucha fiesta, que tengo el honor de presentar a ustedes la segunda edición de “Para conocer a Teresa Carreño”, qué muchas vidas tenga, para la música de la alegría, y  la alegría de la música.


        Saludos a Jesús Eloy Gutiérrez, a quien felicito por su logrado libro, y  a la Fundación Teresa Carreño, por lo certero de la publicación de esa obra indispensable.


Sala Digital Jacinto Convit. Museo de Ciencias, Caracas, 11 de noviembre de 2017. 
Feria Internacional del Libro de Caracas.


domingo, 26 de noviembre de 2017

Vuelve "Teresa Carreño, su vida, su obra", Conferencia-concierto con Mariantonia Palacios


 NOTA

Con la participación especial del violinista Anthony Vivas y la cellista Darlenys Zamora, vuelve la exitosa actividad didáctica y educativa de la pianista Mariantonia Palacios, luego de sus concurridas presentaciones en la Casa Boulton, Quinta El Cerrito y la Sala José Félix Ribas.

¿Quién fue Teresa Carreño? ¿Cuáles fueron las etapas más importantes de su vida? ¿Cuál es su legado? ¿Cuáles son sus composiciones más importantes?

Estas son algunas de las interrogantes que quedarán respondidas nuevamente este sábado 2 de diciembre de 2017 por la maestra Mariantonia Palacios, en esta actividad promovida por el historiador Jesús Eloy Gutiérrez, especialista en Teresa Carreño, y con el apoyo de la Asociación Cultural Humboldt, en el marco del año Centenario de la máxima artista caraqueña. Este mes se cumplen igualmente cuarenta años del traslado de sus cenizas al Panteón Nacional, y ciento sesenta y cuatro años de su natalicio.

En esta conferencia-concierto se le rinde un homenaje a esta eximia artista venezolana, a los cien años de su muerte, repasando algunos aspectos de su interesante y agitada vida, contextualizándolos e ilustrándolos con la interpretación de algunas de sus composiciones.

El programa está integrado básicamente por música de Teresa Carreño y autores contemporáneos de la artista venezolana. En el mismo concierto se interpretará el Romance para violín y piano dedicado al insigne violinista y compositor húngaro Edouard Réményi (Ede Reményi), quien fue gran amigo de Johannes Brahms y le inspiró a componer sus conocidas e interpretadas Rapsodias húngaras. El estreno de la pieza de Teresa se realizó este año en la Sala José Félix Ribas.


María Teresa Gertrudis de Jesús Carreño García (Caracas 1853- Nueva York 1917) fue sin duda una de las más grandes pianistas de la historia. No en balde sus contemporáneos la llamaron “La Walkiria del piano”, “La Brünhilde del teclado”, por la fuerza y pasión que imprimía a sus interpretaciones. 

Esa misma convicción y entrega total con la que tocaba se reflejó en todos los aspectos de su vida. Fue la Carreño una mujer con una voluntad férrea que se impuso en un mundo de hombres.

PROGRAMA
Teresa Carreño
Reverie Impromptu Op. 3,
Une larme Op. 5.
Impromptu,
Souvenirs de l’Angleterre Op. 16,
Mazurka de salón Op. 30,
La sommeil de l’enfant Op. 35,
Capricho No 1, Colección de piezas de baile,
Vals "Mi teresita" (versión para trío con piano)
Romance para violín y piano

Berceuse de Teresita Carreño Tagliapietra, la hija de Teresa

Lugar: Asociación Cultural Humboldt
Día: Sábado 2 de diciembre de 2017
Hora: 11:00 a.m.
Colaboración: 20.000 Bs.


Mariantonia Palacios
Pianista. Es Profesora Ejecutante de Piano desde 1982 y desde 1987 maestra ejecutora, especializada en el estudio e interpretación de la música venezolana.  Obtuvo los títulos de Licenciada en Artes en la UCV (1984), Magister en Musicología Latinoamericana (UCV, 1998) y  Magíster Artium (Universidad de Costa Rica, 2003). Además es profesora titular en la UCV, la USB y la UNIMET.
Fue  directora de la Escuela de Artes, del Coro del Teatro Teresa Carreño, de la Compañía Nacional de Ópera de Costa Rica. Actualmente coordinadora de la Maestría en Musicología Latinoamericana y del Centro Digital de Arte.
Por sus investigaciones y trabajos ha recibido premios y distinciones, tanto nacionales como internacionales: Premio Nacional de Investigación Musicológica “Rhazés Hernández López” (1998); Premio de Musicología Casa de las Américas (1999); Premio “Samuel Claro Valdés” (Chile, 2000); premios CENAL (2005); Premio Municipal de Música, Mención Investigación Musical (2009); Premio CENAL mención honorífica, colección textos universitarios (2010); Orden “José María Vargas” en su primera clase, UCV (2012).

Darlenys Zamora 
Violoncellista caraqueña. Sus estudios del instrumento los realizó  con Marek Gazjler, Germán Marcano y William Molina en el Núcleo de La Rinconada y en el Conservatorio Simón Bolívar, además de cursos magistrales con maestros invitados como Philippe Muller y Stefan Popov. Actualmente es integrante de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar. Es además Licenciada en Artes, Mención Música, de la Universidad Central de Venezuela.

Anthony Vivas  
Violinista caraqueño. Es miembro fundador de la Orquesta Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela y del Grupo Coral “Camino y Voces” de Bello Campo. Ha recibido clases magistrales con los maestros William Naranjo y Stoika Milanova, entre otros. Como solista ha desarrollado una intensa carrera realizando giras por EEUU, Costa Rica y Cuba. Actualmente es integrante de la Orquesta Sinfónica de Venezuela.


domingo, 5 de noviembre de 2017

Para conocer a Teresa Carreño

Por Einar Goyo Ponte
PALABRAS DE PRESENTACIÓN
Hacer historia y escribir la historia son dos asuntos muy distintos. Si comparamos sus procesos, quizás acordarán conmigo en que lo primero es más fácil que lo segundo. No es necesario ser héroe o criminal para hacer historia. De hecho, todos estamos constantemente haciendo historia, la mayoría de las veces, sin mover un dedo. Pero escribirla tiene unas exigencias muy particulares. Para escribir la historia hay que recopilar, organizar, investigar documentos, darles forma, estudiar un contexto y hasta una fenomenología. La historia de los sucesos y los hombres que los detonan, promueven o activan tiende a hacer perdurar en la memoria eventos u obras que generan consecuencias. Dos de ellas, al menos, muy notables y trascendentes: el momento presente y nosotros, sus habitantes.


En el terreno de la historia política o social, esas consecuencias cotidianas permiten con relativa facilidad las pesquisas y tareas que posibilitan la escritura de la historia. La historia de las artes requiere de los libros, las palabras, las obras plásticas, arquitectónicas, el testimonio de un ideario. En el caso de estas disciplinas humanas, el producto del artista suele ser el principal documento para historiar un devenir de carácter estético.
Pero, ¿saben qué es verdaderamente difícil? Hacer historia de la vida y la obra de un músico, porque su obra, su producto pertenece al terreno de lo intangible. La vida de un músico, ejecutante o compositor, requiere de un sonido, de aquello que efectivamente nos permita constatar su grandeza y trascendencia.
En Venezuela historiar la música es una disciplina particularmente difícil. Es proverbial la corta memoria de nuestra idiosincrasia. Quizás muchos de nuestros males presentes se explicarían por ese empecinamiento tan vernáculo de olvidar o desconocer nuestro pasado. Los caudillos mesiánicos se sustentan principalmente en esa ventaja. Como nadie recuerda lo ocurrido años o décadas antes, puede venderse con apariencia de novedad, de estreno y de panacea. Pues ese mismo conflicto de nuestra identidad reverbera cuando hacemos la historia de la música de nuestro país. Quizás en el terreno popular ese estigma se diluya al mínimo, pero en el de un personaje como Teresa Carreño, la figura que hoy nos convoca en este recinto, nos enfrenta con un involuntario interrogante: ¿cómo traducir a la expresión que sustentaba su vivir en el mundo, aquello que la motivaba? ¿Cómo reencontrar la esencia intemporal de la Carreño, más allá de sus amores, sus carencias, sus miserias, su fortaleza, su carácter, sino es a través de su música?
Y es que un músico es sobre todo su obra. Su vida puede ser intrascendente u odiosa, demasiado conflictiva o pasiva, pero su verdad, su materia perdurable, su más allá, que es lo que nos la aproxima a nosotros, es su música. Lo mismo podríamos decir de Juan José Landaeta, de Delgado Palacios, Vicente Emilio Sojo, Juan Bautista Plaza, Antonio Estévez, Inocente Carreño o Antonio Lauro. Todo lo conocido y escrito sobre ellos se comprende, cobra sentido, amanece y se asienta en el presente de nuestras vidas cuando su música suena.
En el libro, en la investigación, que Jesús Eloy Gutiérrez, pone a nuestra disposición, en su segunda edición, y que promete ampliar para darnos un perfil cada vez más completo de la gran venezolana, pianista, mujer y creadora que fue Teresa Carreño, no se olvida nunca esa referencia o necesidad sonora: cada episodio de su vida lleva asociada una banda sonora que Jesús Eloy registra, enumera, comenta, y al final están las referencias con sus pautas rigurosas y documentadas. Eso que el libro no puede hacer: sonar, desgranar sus escalas o acordes, se prepara para que el lector desande un hilo de Ariadna musical que nos lleve de la oscuridad silenciosa del Minotauro a través del laberinto, a la luz de la música de Teresa Carreño, pues nos indica qué escuchar, dónde y cómo. Comparte con nosotros su dedicada, vigilante, incansable investigación.

Es una lástima que mientras escuchemos el repertorio que los pianistas de hoy nos ofrecerán, no podamos leer el libro de Jesús Eloy Gutiérrez. Si así fuera saldríamos de esta sala hoy, con un perfil de Teresa Carreño casi en tercera dimensión. Sabríamos de su infancia, de sus sinsabores, de su talento admirado y reconocido por los músicos y creadores más grandes de su época, de su estatura universal, y sabríamos cómo suena esa gloria, qué tonos mayores o menores, qué cromatismos, qué potentes octavas o qué delicados arpegios matizaron o representaron el alma de la artista entonces, mientras experimentaba la circunstancia vital, y entenderíamos a cabalidad su componente imperecedero, aquello que la hace merecedora de nuestra memoria, admiración y sincronización con nuestra vida y nuestro hoy. Entre la lectura del impecable texto de Jesús Eloy y la música que oiremos hoy en la calidez de la Maestra Gioconda Vázquez y sus alumnos, veríamos verificarse un milagro: sentiríamos la presencia viva de Teresa Carreño, oyendo/oyéndose, allí sentada entre nosotros.
Y la reconoceríamos.
Muchas gracias.
Einar Goyo Ponte.

30 de septiembre, 2017.
Asociación Cultural Humboldt, Caracas-Venezuela

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Conferencia-concierto "Teresa Carreño, su vida, su obra"

NOTA

Estreno mundial del Romance para violín y piano, obra que Teresa Carreño dedicó al insigne violinista y compositor húngaro Edouard Réményi.


¿Quién fue Teresa Carreño? ¿Cuáles fueron las etapas más importantes de su vida? ¿Cuál es su legado? ¿Cuáles son sus composiciones más importantes? Estas son algunas de las interrogantes que quedaran respondidas este sábado 23 de junio de 2017 por la maestra Mariantonia Palacios en esta actividad organizada por el Centro Documental del Teatro Teresa Carreño en el marco del año Centenario.

En este concierto conferencia en el que rendimos homenaje a esta eximia artista a los cien años de su muerte repasaremos algunos aspectos de su interesante y agitada vida, contextualizándolos e ilustrándolos con la interpretación de algunas de sus composiciones.
El programa está integrado básicamente por música de Teresa Carreño y autores contemporáneos de la artista venezolana.

El mismo se realizará el estreno mundial del Romance para violín y piano, obra que la Carreño dedicó al insigne violinista y compositor húngaro Edouard Réményi  (Ede Reményi), quien fue gran amigo de Johannes Brahms y le inspiró a componer sus muy conocidas e interpretadas Rapsodias Húngaras

María Teresa Gertrudis de Jesús Carreño García (Caracas 1853- Nueva York 1917) fue sin duda una de las más grandes pianistas de la historia. No en balde sus contemporáneos la llamaron “La Walkiria del piano”, “La Brünhilde del teclado”, por la fuerza y pasión que imprimía a sus interpretaciones. Esa misma convicción y entrega total con la que tocaba se reflejó en todos los aspectos de su vida. Fue la Carreño una mujer con una voluntad férrea que se impuso en un mundo de hombres.

Lugar: Sala José Félix Ribas
Día: Sábado 23 de septiembre de 2017
Hora: 4:00 pm.
Colaboración: 6.000 Bs.


Mariantonia Palacios (pianista)

Es Profesora Ejecutante de Piano desde 1982 y desde 1987 maestra ejecutora, especializada en el estudio e interpretación de la música venezolana.  Obtuvo los títulos de Licenciada en Artes en la Universidad Central de Venezuela (1984), Magister en Musicología Latinoamericana (UCV, 1998) y  Magíster Artium (Universidad de Costa Rica, 2003). Además es profesora titular en la UCV, la Universidad Simón Bolívar (USB) y la Universidad Metropolitana (UNIMET).
Fue  directora de la Escuela de Artes, del Coro del Teatro Teresa Carreño, de la Compañía Nacional de Ópera de Costa Rica. Actualmente coordinadora de la Maestría en Musicología Latinoamericana y del Centro Digital de Arte.
Por sus investigaciones y trabajos ha recibido premios y distinciones, tanto nacionales como internacionales: Premio Nacional de Investigación Musicológica “Rhazés Hernández López” (1998); Premio de Musicología Casa de las Américas (1999); Premio “Samuel Claro Valdés” (Chile, 2000); premios CENAL (2005); Premio Municipal de Música, Mención Investigación Musical (2009); Premio CENAL mención honorífica, colección textos universitarios (2010); Orden “José María Vargas” en su primera clase, UCV (2012).

Darlenys Zamora (violoncellista) 
Violoncellista caraqueña. Sus estudios del instrumento los realizó  con Marek Gazjler, Germán Marcano y William Molina en el Núcleo de La Rinconada y en el Conservatorio Simón Bolívar, además de cursos magistrales con maestros invitados como Philippe Muller y Stefan Popov. Actualmente es integrante de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar. Es además Licenciada en Artes, Mención Música, de la Universidad Central de Venezuela.

Anthony Vivas (violinista)  
Violinista caraqueño. Es miembro fundador de la Orquesta Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela y del Grupo Coral “Camino y Voces” de Bello Campo. Ha recibido clases magistrales con los maestros William Naranjo y Stoika Milanova, entre otros. Como solista ha desarrollado una intensa carrera realizando giras por EEUU, Costa Rica y Cuba. Actualmente es integrante de la Orquesta Sinfónica de Venezuela.